Manifiesto común contra el Fascismo en Castilla y León

Desde Rebelión Feminista, Asamblea Feminista de Burgos y Movimiento Feminista de Salamanca mostramos nuestra repulsa ante el pacto de investidura que va a poner a la extrema derecha en el gobierno de Castilla y León durante la próxima legislatura. En los últimos años el movimiento feminista ha mostrado su fortaleza en las calles, en los hogares, en el ámbito laboral, en las instituciones y en los espacios sexoafectivos, retando a un pulso al machismo. El patriarcado, como sistema estructural, se ha resentido. Sin embargo, sigue presente y ha mostrado su cara a través de una violenta reacción antifeminista. Esta reacción ha tenido un gran altavoz en muchos de los canales de YouTube que ven menores, en las asociaciones de padres divorciados o en muchos medios de comunicación llenos de noticias falsas. VOX se ha nutrido de esta reacción antifeminista para plantear propuestas de políticas públicas misóginas y ganar adeptos.

«Mi hijo es mío y tengo derechos sobre él.»: El pin parental

A principio de este curso escolar, con VOX en las instituciones autonómicas, el PP y ciudadanos se dejaron llevar por el auge de la extrema derecha (y la impunidad de ésta) y pactaron una configuración del gobierno de la cual la ultraderecha no formaba parte (o eso decían), pero incluyeron el llamado "PIN parental" en la educación de Andalucía y Murcia.

Que son niños, coño

Desde hace unos meses estamos presenciando la mayor atrocidad de los últimos tiempos del fascismo: El acoso y la violencia sistemática a menores extranjeros no acompañados (MENAS como los llaman), no habíamos hablado todavía del tema porque estamos a la espera de información de primera mano. Queremos entrevistar a alguno de los encargados o personas afectadas directamente, y desde este comunicado nos ofrecemos a ello a cualquiera que lo desee (tenéis nuestro mail en la web o en nuestras redes sociales). Sin embargo los últimos acontecimientos nos obligan a adelantar nuestras declaraciones, porque no nos vamos a callar mientras se dejan granadas en centros de acogida de menores, que parece mentira que tengamos que decir esto, pero se está violentando y agrediendo a niños que están solos en nuestro país. Niños y niñas que son nuestra responsabilidad social, que se sienten solos, que echarán de menos a sus familias y que ya sufren suficiente violencia sistemática para que vengan unas escorias humanas a decirles que son delincuentes solo por estar aquí buscando una vida.

Los Minutos de Silencio del Fascismo.

Como ya venimos viendo desde hace un tiempo, y no nos extraña en absoluto, ese partidillo fascista ha vuelto a liarla tras el último asesinato machista que ha conmocionado Madrid. Al parecer, no basta con que este año hayamos alcanzado cifras devastadoras en cuanto a asesinatos por violencia de género, o que la última víctima fuera asesinada delante de sus dos hijas menores, Vox sigue viendo en el machismo una absurda campaña política y en el feminismo a un enemigo que no le tiene ningún miedo.

Vox contra el Feminismo.

Tras la evidente entrada del fascismo en la Junta de Andalucía, han sido muy sonadas las acciones que este partido ha llevado contra la mujeres en su conjunto, pretendiendo quitar derechos que llevamos décadas peleando por obtener.

Ley contra la Violencia de Género.

Durante siglos, la violencia contra las mujeres a manos de sus parejas, fue considerada como un problema más en el ámbito familiar, algo que debía quedarse de puertas para dentro, que resultaba un tema privado de la familia y una vergüenza hablar de ello. Legalmente se consideraba como una forma más de violencia doméstica ignorando la relegación de la mujer al ámbito familiar a la que históricamente hemos sido sometidas desde la aparición de la propiedad privada.

Es en diciembre de 2004 atendiendo a las peticiones de asociaciones feministas y organizaciones internacionales de dar una respuesta global a la violencia contra la mujer, la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género

Blog de WordPress.com.

Subir ↑