La historia de Hiromi: Racismo y Maltrato (Parte 1)

Hiromi nació en los ochenta en el hospital materno infantil de su ciudad, justamente a las seis de la mañana de finales de octubre. Una ciudad portuaria de España, fruto de la relación de un marinero japonés y una mujer española. Su madre no la quería tener, pero como el aborto en aquella época para la madre de Hiromi era un imposible, decidió llevar a término el embarazo.

Doble Discriminación: Mujer y Discapacidad

Lo que no se nombra no existe" pero tampoco vale ser nombradas en tercera persona como sujetos pasivos. Las mujeres discas, las tullidas, las locas... necesitamos hablar en primera persona, reclamar nuestros espacios, hablar de nuestro dolor… Y así pretendemos hacerlo, mostrando la capacidad de subversión del cuerpo y la mente.

Sordas y combativas.

La comunidad sorda es una de las comunidades dentro de la discapacidad más desconocidas y demonizadas de todo el mundo. Dentro de esta comunidad no solo se incluye personas sordas intérpretes de lengua de signos, si no que también se incluye a las personas sordas con lectura labial, personas sordas oyentizadas (a través de diferentes terapias como el implante coclear o audífonos) y las personas "inbetweener" que somos todas aquellas personas que aunque somos sordas, nuestra identidad está en el limbo debido a que hemos socializado en una sociedad oyente, tenemos comunicación oral y normalmente no se nos enseña la lengua de signos ni la lectura labial.

Rosario Acuña de Macedonia

Esta es la misma estrategia de medias verdades, mentiras y hechos consumados empleada por el PSOE con los derechos trans para obtener rédito político del feminismo y usar a las mujeres trans como enemigo unificador, para así no tener que afrontar los problemas reales de las mujeres.

La mente en disputa: Estrés postraumático

El estrés post traumatico (TEPT) es una afección muy conocida, todo veterano estadounidense que se precie, la ha padecido al volver de alguna de las guerras creadas por Estados Unidos. Sin embargo, hay otro estrés post traumatico del que no se habla, porque mencionarlo si quiera supondría asumir que la violencia de género o la violencia machista es igualable al trauma que se sufre en la guerra. Sería admitir que muchas tenemos al enemigo en nuestra casa y nuestras camas, y no por qué "sea hombre" si no porque nos pega, nos humilla y nos maltrata.

Salud mental en la pandemia

Este domingo se ha conmemorado el Orgullo Loco y las compañeras de varias organizaciones de Salud Mental nos quisieron recordar, con la campaña #saludmentalparatodas, la importancia del acceso a una buena salud mental y cómo las condiciones sociales, físicas y económicas ejercen un peso importante en el desarrollo de padecimientos mentales. Y no puede ser más acertado, pues lo que hemos estado viviendo estos últimos meses no dejan de confirmarnos que los trastornos mentales (y, a menudo con ello, la discapacidad) no tienen únicamente causas biológicas, psicológicas o genéticas, sino también factores sociales y económicos que pueden llegar a ser un riesgo atroz para aquellas cuyas emociones ya se tambalean por otras cuestiones.

La Teoría de las Cucharas

La Teoría de las cucharas es un clásico del activismo discapacitado, mucha de la comprensión que hemos logrado es en base precisamente a esta teoría que mucha gente ha llegado a frivolizar a día de hoy y que pretendemos explicar, para que comprendáis que no podéis apropiaros de algo que nos pertenece primeramente a la comunidad spoonie y segundo a toda la comunidad discapacitada y neurodivergente.

La loca era yo.

Nos resulta agotador tener que explicar un millón de veces las mismas cosas, más cuando se trata de un tema tan serio como la criminalizacion que sufrimos toda la comunidad "loca" o con padecimientos mentales. Pero es que se hace necesario desgranar y dejar aquí todo lo que significa que llaméis "loco" a un hijo sano del patriarcado, a un violador o a un asesino. Además es que es sintomático que, mientras llamáis locos a nuestros asesinos y violadores, la realidad es que las locas somos nosotras. La violencia de género deja secuelas que no podéis si quiera imaginar.

Síndrome de Wendy y Peter Pan

Es bastante habitual en esta página que tratemos el tema de la salud mental desde una perspectiva feminista, pero a más investigamos sobre diferentes padecimientos mentales, nos damos cuenta del importante papel que ejerce el patriarcado en la misma. Hace unas semanas descubrimos mediante a un Podcast llamado Entiende tu mente, el cual recomendamos encarecidamente, el síndrome de Wendy y Peter pan. Este no tan conocido síndrome afecta, por lo general, de forma muy distinta a mujeres y hombres, asignando el nombre de Wendy a las mujeres y Peter pan a los hombres.

El cuerpo (y la mente) del delito.

El pecado original, la rebeldía de las mujeres, la negativa a ser malas solo por no ser siervas. La idea de que las mujeres deben ser buenas, de que deben ser santas, porque lo contrario no está permitido; no es más que una de las piezas más ignoradas de la misoginia. Las mujeres no somos seres de luz que nacemos sin la capacidad de hacer maldades. Es cierto que la violencia no está incluida en lo que nos enseñan por socializacion, por lo que se contribuye a que seamos menos violentas o hagamos daño de otras formas consideradas nuestras (maltrato emocional, manipulación, violencia simbólica, etc). Pero esto no nos convierte en santas, no queremos ser santas.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑