Tropos machistas en la ficción: desde las damiselas en apuros hasta las mujeres en el congelador.

Hoy es cuatro de mayo, el famoso “May the force be with you” para los fans de Star Wars. Como no podía ser de otra manera, vamos a hablar de ficción, concretamente de la figura de las mujeres en la ficción. De machismo en la ficción. Ya hemos tratado varias veces la gran cantidad de estereotipos machistas que se pueden observar en las obras de ficción: rasgos, construcciones de personajes femeninos, historias construidas desde los prejuicios, etc. El machismo en la ficción va evolucionando y, cada vez más, va disolviéndose. Pero aún queda muchísimo camino por delante. Uno de los temas que también resulta recurrente es el de los tropos machistas predefinidos, un tema que nos parece muy interesante a tratar porque esas historias influyen en la imagen que tenemos de la realidad de las mujeres. En concreto, nos vamos a centrar, sobre todo, en el caso de La mujer en el refrigerador.

Autores sin sexualidad

Todavía es sorprendente para muchas personas descubrir que alguno de los autores o autoras a quién leen no es heterosexual o la supuesta "sobrerrepresentación" de personajes lgtb en novelas, películas y series. Sin embargo lo que debería sorprendernos es la poca representación que hay y lo poco que se habla de ello. Se intenta pasar por encima de las sexualidades de los autores salvo que escriban literatura LGB en cuyo caso se hace referencia, como si solo la sexualidad del autor fuera el determinante para esta calificación.

Música Electrónica: Las mujeres que cambiaron la percepción del ruido.

Siempre hablamos de las grandes artistas que han tenido diferentes estilos de música, pero la verdad es que aquellas músicas más "alternativas", que están bastante infravaloradas, siempre se pasan por alto porque no se habla de ellas. Sin embargo, la realidad es que como en todos los ámbitos, el machismo ha hecho muchísimo daño a este estilo musical, haciendo creer que no existen grandes artistas de música tecno que sean mujeres, pero nada más lejos de la realidad.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑