Heterosexualidad asimilada

Término propuesto desde el grupo de Politización Bifem, que hace referencia al fenómeno heterocentrista de las mujeres bisexuales que se ven condicionadas, por el ambiente y su propia heteronorma interiorizada, a mantener relaciones sexo-afectivas con hombres aunque estas sean abusivas o no les terminen de llenar. Creando a su vez una vulnerabilidad a las mujeres bisexuales para ser víctimas de violencia machista.

La vuelta a clase con el covid

Durante los convulsos días del confinamiento los centros educativos solo han cerrado sus puertas, pero la educación no ha parado desde entonces hasta el final de curso, desde desplantes de los políticos hasta las inagotables horas extra del profesorado que han asegurado que los alumnos pudieran continuar teniendo acceso a su derecho a recibir educación.

La Covid 19 tiene nombre de mujer.

El Covid no solamente ha hecho que estemos durante meses sin salir a la calle, también ha conseguido poner de relieve, una vez más, la diferencia existente entre hombres y mujeres y la discriminación a la que nos vemos sometidas durante el "segundo turno" que, no solo no ha disminuido, sino que ha aumentado durante este periodo.

¿Es necesario el día del Orgullo? Un rotundo Sí.

El día 28 de junio de 1969 es recordado por ser el precursor de las conmemoraciones LGTBIA, esto ocurre debido a los disturbios del barrio de Greenwich Village, en el bar Stonewall se produjo una de las múltiples redadas policiales de la época hacia este colectivo, ante lo que se respondió mediante revueltas. Tras esta redada y los tumultos ocurridos después el colectivo se volvió más visible, hasta el momento se les perseguía y encarcelaba por su orientación sexual o por su identidad de género. Pero ese día decidieron abrir fuego (o ladrillazos más bien) para que se repetara de forma efectiva sus derechos humanos.

“I can’t breath”

Desde el pasado lunes, Estados Unidos ruge en protestas y manifestaciones antiracistas, que han ido aumentado de escala después de que se denegara la detención de los policías que ejecutaron el arresto con violencia y asesinaron a George Floyd.

Las personas discapacitadas y neurodivergentes molestamos.

Cuando hablamos de personas discapacitadas y/o neurodivergentes nos pueden venir un millón de circunstancias a la mente, aunque usualmente lo asociamos con una persona en silla de ruedas o el estereotipo capacitista de persona autista. La realidad es que somos un grupo infinitamente heterogéneo, la discapacidad tiene muchas caras, y no todas son tratadas de la misma manera. Nos encontramos con que muchas cuestiones discapacitantes tienen un respaldo institucional inmenso, mientras otras ni siquiera son conocidas por los especialistas que han de atendernos. Esta problemática proviene precisamente de que nuestros discursos, los de toda la comunidad discapacitada, no se les presta suficiente atención; en su lugar se priorizan discursos sesgados y paternalistas de cuidadores, especialistas y familiares que solo conocen una parte de nuestra situación: La suya.

La especie no se extingue, es el capitalismo.

Cada poco tiempo vemos en los medios de comunicación varios artículos en los que se recurre una y otra vez a que en España se tienen pocos hijos y se intentan adivinar las causa de este hecho. Sin embargo, la realidad es que, para una mujer, tener hijos es un riesgo a su independencia y a su trabajo, entre otras. Cuánto cuesta, quién sale del trabajo para recoger al hijo enfermo, cuánto tiempo dedicamos a sus necesidades, son algunas de las preguntas más recurrentes.

“Mi hijo es mío y tengo derechos sobre él.”: El pin parental

A principio de este curso escolar, con VOX en las instituciones autonómicas, el PP y ciudadanos se dejaron llevar por el auge de la extrema derecha (y la impunidad de ésta) y pactaron una configuración del gobierno de la cual la ultraderecha no formaba parte (o eso decían), pero incluyeron el llamado "PIN parental" en la educación de Andalucía y Murcia.

Literatura de verdad

Cuanto más subimos en cualquier escalafón social, económico, académico o laboral se puede apreciar la falta de mujeres, personas LGTBIA, personas racializadas o personas discas, y la literatura no es algo que esté a salvo de esta discriminación. Todo el ocio y literatura, se ve influenciado por la sociedad en sí, y simplemente pensar que una personaje pueda ser LGTBIA, discapacitado, racializado o una mujer no canónica, se entiende como "correción política" y es fuertemente criticado como si fuera imposible la existencia de estos personajes. Pero es que con los, las y les autores pasa exactamente igual, no se concibe que una autora pueda ser brillante en un campo no feminizado, que haya autores discas, LGTBIA o racializados, etc.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑