El Joker: no tan entrañable.

AVISO: ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS

Recientemente se ha estrenado la película “Joker” que relata la historia de este popular villano en sus inicios, concretamente su descenso en picado que es al mismo tiempo su ascensión.

Sin entrar a valorar la calidad de la película; es indudable que ha sido un éxito se mire por donde se mire, teniendo muchos números para marcar tendencias al menos a corto plazo. En este artículo analizaremos los sucesos problemáticos de la película resaltando dinámicas que en un primer visionado pueden no ser tan evidentes (principalmente capacitismo y misoginia).

Si algo puede definir a la película es precisamente la incertidumbre y la ambigüedad. Arthur es un paciente de Salud Mental que vive con síntomas de epilepsia gelástica y cuya percepción de la realidad varía entre una ligera distorsión (la película esta repleta señales de ello) y entre una invención casi absoluta de hechos trascendentes. No nos referimos sólo o a que se tenga un recuerdo falso o fantasía en el que interviene en su programa de televisión favorito (una característica que no es única de las personas con padecimientos mentales, si no algo que puede sucederle a cualquiera) o a que crea su fantasía de una relación afectiva y sexual con Sophie. Esto lo podemos ver por las múltiples señales que nos vamos encontrando a lo largo de la película, en un principio las podemos pasar por alto, por ejemplo, que la ambulancia conduzca por la izquierda cuando en Estados Unidos se conduce por la derecha, su imaginario éxito como monologuista o su gran destreza manejando armas de fuego sin haber recibido (aparentemente) instrucción previa sobre su uso, algo mucho más difícil de lo que parece en un principio.

Con todo esto se nos deja entrever que Arthur posiblemente no haya salido del psiquiátrico y se haya imaginado toda la acción que sale reflejada en la película. Sin embargo, esa posibilidad se desmiente al final con el asesinato de la madre y el padre de Bruce Wayne, que sabemos que efectivamente forma parte del universo de DC comics, y sobre todo por el detalle de que el cartel que está colgado en la entrada del cine es el mismo que en la película “Batman vs Superman”, dándonos así la confirmación de que hay algo de realidad en la aventura narrada por el Joker. Podemos concluir por lo tanto que la presunción de que se trata todo de una fantasía de Arthur corresponde a la excesiva patologización del personaje. Tampoco sabemos si Arthur es efectivamente el Joker que será el archienemigo de Batman pero es razonable dudarlo debido a la obvia diferencia de edad que tiene con Bruce Wayne.

Dejar claro que “Joker” es excelente al criticar el abandono que sufren las personas con padecimientos mentales, ya sea en la sociedad de los 70 o en la actual, al no ser productivas para la sociedad capitalista. Sin embargo, se centra en despertar la compasión y empatía hacia el protagonista en lugar de criticar cosas tan elementales como el desdén que sufren o el robo que se le hace de su propia voz a las personas discapacitadas (porque Arthur es discapacitado) o neurodivergentes de ayer y hoy, o el uso indiscriminado del lenguaje e insultos capacitistas que tenemos tan asumido. Estos comportamientos tan en boga aún hoy en día fomentan la exclusión social de estas personas y sostienen el sistema que destruye su calidad de vida llegando a ejecutar sobre ellas un asesinato social.

Resultado de imagen de joker
Imagen de la película “Joker” en la que se ve al protagonista maquillado de payaso y forzándose la sonrisa con los dedos metiéndoselos en la boca.

Ya en la primera escena se sientan las bases claramente al verse al protagonista prepararse para desarrollar su oficio de cómico. En ella Arthur practica sonrisas completamente antinaturales que no engañan a nadie. Para dejar claro que se trata de una persona sumamente infeliz se ve una lágrima que resbala por su cara corriendo su maquillaje. Mientras, se escucha la radio de fondo en la que las noticias narran que en la ciudad de Gotham hay un grave problema de insalubridad por la huelga del servicio de recogida de basuras a consecuencia de las graves desigualdades sociales. Las críticas son enteramente hacia quienes hacen la huelga dejando clara una nula solidaridad de clase. A pesar de esto, la situación termina estallando y generando fuertes revueltas en la que las masas enfurecidas ejercen una violencia caótica, desmedida, sádica y arbitraria; en lugar de una revolución organizada con el propósito altruista de poner fin a ese sistema podrido. En definitiva, y en tanto que superproducción de Hollywood, acaba deslegitimando la insurrección política.

Pero el clasismo de la película es aún más evidente en el enfoque que se da al culpar a quienes sufren la pobreza, algo que hace Thomas Wayne directamente sin que se critique y representándolo como el noble padre de Batman el superhéroe, el cual no deja de ser se mire como se mire un burgués privilegiado (ese es en definitiva su superpoder, ser un tío, blanco, cishetero y con dinero).

Destacar que todos los actores contratados para interpretar la agresión a Arthur son “casualmente” adolescentes racializados.

Resultado de imagen de madre joker
Imagen de Arthur vestido de payaso y bailando.

También hay que dejar claro que Arthur no es buena persona (no olvidemos que es un villano) y es absolutamente indefendible revestirlo de cualquier capa de bondad. Los ataques de euforia que tiene después de matar así lo confirman. A pesar de que lo haga en defensa propia, cualquier persona que podamos considerar buena tendría graves remordimientos por eso, aparte de la premeditación y sangre fría que tiene posteriormente. Poner como excusa de esto sus padecimientos mentales sigue siendo indefendible y resulta claramente problemático para todas las personas neurodivergentes, porque Arthur da evidentes muestras de conocer exactamente la diferencia entre el bien y el mal cuando cuida cariñosamente de su madre o cuando detiene su agresión sobre Alfred al ver el horror que esta produce en el niño Bruce, y de sus evidentes muestras de empatía hacia niños a lo largo de todo el largometraje.

Y por supuesto Arthur es un misógino.

De hecho toda la película es misógina en su trato con las mujeres y no solo porque no haya la más mínima intención de Todd Phillips por superar el Test de Bechdel o porque Martha Wayne (encajada en un papel de buena esposa criadora y reproductora) solo aparezca para chillar y ser asesinada o que bese en la boca a una mujer en el plató de televisión sin su consentimiento. También por el acoso de Arthur a Sophie al perseguirla, o por la más que evidente intimidación física al darse cuenta que en realidad no tenían ninguna relación afectiva ni sexual. Finalmente no sabemos si Arthur la ha asesinado a ella y a su hija pero dicha posibilidad se deja entrever claramente.

Cómic de la pelea entre Harley Quinn y el Joker tras darse cuenta de que la maltrata.

Y aunque dejáramos a un lado esta película, el personaje del Joker es en sí mismo un villano que ha basado una parte muy grande de su maldad en ser un misógino, como se puede ver en cómo trata a Harley Quinn en los cómics, hasta el punto de maltratarla y literalmente provocarla sus padecimientos mentales. Pero la historia de maltratato de el Joker hacia Harley tiene un feliz final en los cómic, cuando ella se rebela contra él y le da una paliza.

Pero es en el trato a Penny Fleck donde la misoginia del largometraje y de su protagonista se lleva la palma.

A Penny Fleck se la desacredita completamente por ser mujer y vivir con padecimientos mentales; su versión es instantáneamente descartada con los testimonios de Alfred y Thomas Wayne escudándose en ello. Todo esto se hace sin poner sobre la mesa la posibilidad de que efectivamente Thomas la haya ingresado contra su voluntad en Arkham para tapar su infidelidad conyugal. ¿De verdad suena tan inverosímil que un hombre rico y poderoso haya tenido relaciones con una criada, tenido un hijo con ella y después ingresado y falseado sus expedientes legales para que su hijo sea adoptado para la ley? ¿Sería la primera vez que ocurre? ¿De verdad hay que argumentarlo?

Imagen de Penny Fleck siendo alimentada por Arthur

Además que Penny Fleck es una mujer a la que se culpa directamente de los abusos que (presuntamente, no olvidemos la incertidumbre de la película) ha sufrido su hijo a pesar de que ella sea otra víctima con total evidencia. Arthur ni se plantea buscar ni vengarse del hombre que abusó de él; sino que culpa directamente a su madre de lo sufrido a manos de otro hombre. Se repite la misógina y patriarcal dinámica de que no se perdona jamás a una mala madre.

Por todo esto podemos concluir “Joker” es una película que trata muchas opresiones sociales altamente dañinas de una manera deleznable y que a pesar de sus pretensiones de crítica, acaba por fomentarlas en parte por su tibieza. No queremos decir con esto que no haya que ver la película ni entramos a valorar en su calidad audiovisual, sino que animamos a hacerlo con sentido crítico y sin romantizar la figura de un villano que además de todo lo malo que haya podido hacer en cuanto a delitos, es un misógino maltratador que se excusa en su salud mental para serlo. Además, la ambigüedad con la que juega la obra deja al creador en una posición muy cómoda, ya que para el espectador progresista le resultará una feroz crítica al sistema; en cambio para el conservador (encarnado incluso por personajes como la propia familia Wayne) son los delirios de un loco que envidia los logros de quien se ha esforzado en la vida.

Para saber más, fuentes y reseñas:

20 cosas que NO VISTE en JOKER
Los 10 SECRETOS más IMPACTANTES del JOKER que te HARÁN VOLVER a VERLA
JOKER, PSICÓLOGA ANALIZA al PERSONAJE
Los juegos mentales del JOKER explicados por el director ¿Algo es real?

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: