Lo que las Mujeres Trans necesitamos del Feminismo.

Muy a menudo nos preguntan algunas feministas cis qué pueden hacer por las mujeres trans. El problema que hemos tenido con eso es que hasta ahora no lo habíamos pensado detenidamente y por eso, cada vez respondíamos una cosa diferente que también variaba dependiendo del nivel de formación en la que nos encontráramos como Asociación.

Pero finalmente nos hemos puesto manos a la obra y aquí esta este artículo para solucionarlo.

1-Sé sorora con nosotras como con cualquier otra mujer.

Dos mujeres abrazandose en compañerismo
Imagen de dos mujeres apoyándose.

Las mujeres necesitamos sororidad, la sororidad nos salva literalmente la vida. La sororidad es imprescindible si nos queremos enfrentar al patriarcado con un mínimo de posibilidades de supervivencia. Sin sororidad caemos una a una, solas. Porque esto es lo que quiere precisamente el sistema, tenernos separadas y enfrentadas, porque así somos más vulnerables.

Las mujeres trans no somos una excepción y nuestras cifras de exclusión social así lo demuestran; en tiempos de bonanza económica teníamos ya un 85% de paro, esperanza de vida de 50 años en España y 35 en América Latina, además de que un 80% de nosotras ha tenido que soportar ser violada por coerción económica para poder sobrevivir. En gran parte ese es el motivo de tener 49 veces más probabilidades de ser infectadas por el VIH.

Así que por favor, querednos, ser sororas con nosotras y aceptadnos como a una más. No somos normativas, pero no somos ni mejor ni peor.

2-No nos despolitices: Usa el prefijo cis- aunque tengáis que explicarlo mil veces.

Precisamente sobre la categoría cisgénero se vertebra todo nuestro discurso. Si no os llamamos así, nosotras no somos sujeto político de nada y nos limitamos a ser una otredad o un sucedáneo de los que sois vosotras. Con este término podemos hablar de cisexismo que es el padre de todos nuestros males, pues el cisexismo es el que sienta las bases de que solo se considera válida una mujer o un hombre cis. Además es en la cisnorma donde la problemática trans interactúa con la de otras mujeres que también se salen de esta norma.

Esto sucede porque cuando hablamos de nosotras mismas debemos tener herramientas para definir a quien no es como nosotras de manera que no nos degrade. Sucede lo mismo que con muchísimas palabras que ya hoy en día son de uso común ¿Te imaginas a las personas LGB sin poder hablar de heterosexualidad y por tanto sin poder nombrar la heterosexualidad obligatoria? Antes de la palabra heterosexual solo se llamaban normales ¿Cuanto habría avanzado el feminismo si no hubiera podido nombrar al Patriarcado?
¿Que es de un colectivo oprimido si no puede nombrar el sistema que le daña? Por eso necesitamos que se hable de cisgénero para no despolitizar nuestra lucha y nuestra identidad.

3-Olvida todo lo que creías saber sobre las mujeres trans.

Todo lo que dice la cultura popular sobre las mujeres trans es una colección de estereotipos rancios que no tienen nada que ver con la realidad y son muy dañinos.

Así que por favor, dejaos de hablar de “mujer en el cuerpo de un hombre”, o “mujer completa”, o el “mujer que antes era un hombre”. Cuando lo hacéis sois como el señoro machirulo que solo sabe hablar de mujeres como el sexo débil o que se le llena la boca con los papeles de proveedor y crianza que para él son perfectamente naturales y esenciales. Y por supuesto él dirá que no es machista, que las cosas son como son, no reaccionéis como el señoro. Sed mejores que el, que ser mujer no es un destino biológico.

Cuando te relaciones con nosotras primero meted todos esos prejuicios en una caja fuerte y déjala en tu casa. A parte, leer este artículo espero que os ayude.

4-Revísate la transfobia

Sé que es un proceso arduo y agotador, lo fue para mí a pesar de ser yo quien la sufre en primera persona, así que no quiero imaginarme lo agotador que será para alguien CIS. Pero es necesario, pues si no os revisáis seguiréis sustentando el sistema que nos mata.

No nos vengáis con el clásico “os matan los hombres” , ya que es una reducción al absurdo de un problema estructural y social en el que participamos todas. He conocido a demasiadas feministas que analizan con todo lujo de detalles el sistema patriarcal que ha provocado la muerte de una mujer desde que empieza a socializar, a tener relaciones y finalmente a sufrir un feminicidio. Excepto si la mujer es trans, en ese caso para ellas empieza y termina en el hombre que nos mata, ignorando deliberadamente todas las mecánicas que a menudo ellas mismas han fomentado que nos han puesto en esa posición o que han provocado nuestro asesinato social, el cual está silenciado sistemáticamente.

Debe de doler ser tan hipócrita.
Un consejo, sed radicales, materialistas e id siempre a la raíz (pero de verdad y no quedándoos en el prejuicio, que os vemos venir) y no temáis haberos equivocado. Tampoco os sintáis culpables de toda la transfobia que os han inculcado, pues no habéis podido escogerlo y es inevitablemente. Sólo debéis sentiros culpables si perpetuáis y difundís discurso de odio transfóbico a sabiendas.

5-No hagáis la vista gorda a la transfobia.

Imagínate la siguiente frase en un artículo de un medio de tirada nacional:

Porque él se siente niña pequeña, y en consecuencia no es un pedófilo ni un pederasta sino un homosexual, y por ello tiene derecho a violar niños.

Quien la escribiera, con toda la razón, se le pondría a caer de un burro y se liaría pardísima por incitación al odio. Pero… ¿Que pensarías si te dijera que quien lo hizo sigue apareciendo en televisión, incluyendo su formación política (el Partido Feminista) en Izquierda Unida y siendo citada como una feminista respetada?

Unas montañas nevadas de fondo con la frase: Si eres neutral en situaciones de opresión has elegido el bando del opresor
“Si eres neutral en situaciones de opresión, has elegido el bando opresor.”
-Desmond Tutu-

Fácil. En lugar de comparar a los homosexuales con pederastas lo hizo con las mujeres trans. Se trata de Lidia Falcón, a la que seguramente conocerás por su pasado antifascista pero en absoluto por su presente en el que su discurso sería aplaudido por quienes durante en el franquismo la torturaron. Si quieres leer el articulo completo solo tienes que poner “las ultimas perversiones del feminismo” en tu buscador.

Esto sucede porque existe un pacto social tácito para blanquear o ignorar la transmisoginia. Se considera perdonable y una simple opinión ejercer odio contra nosotras sin que los sectores supuestamente más progresistas se inmuten.

He puesto el ejemplo más extremo para explicarme pero se ve por donde va la cosa. Así que por favor te lo pedimo que no respetes ese pacto social, ese pacto nos mata. Hacer la vista gorda a la transmisoginia (la cual en el fondo es misoginia tal cual) es colaborar por omisión con el sistema que nos asesina.

6-Garantízanos espacios seguros.

Sí, ya sabemos que aquella feminista que tanto te gusta escribe unos articulazos y que tu compañero de partido ha levantado tantas veces el puño en las manifestaciones que se va a quedar manco. Ya sé que es fácil pasar por alto que la primera nos compara con pederastas y que el segundo nos llama tíos con tetas. Lo pasas por alto porque a ti no te duele y por el pacto social de que la transmisoginia es tolerable.

Pero además de tolerar esa transfobia, no tengas el descaro de decir que ese espacio en el que toleras esos comportamientos es transinclusivo. Imagínate que en un grupo pasan artículos de una que compara tu existencia y dignidad con pederastas y te dicen que ese espacio es inclusivo para ti. ¿Te lo creerías o concluirías que se están quedando con tu cara?

Para bien o para mal los espacios seguros son algo tremendamente básico en la lucha feminista y las mujeres trans los necesitamos como cualquier otra. Y un espacio seguro no es aquel en el que quienes ejercen discursos de odio contra tu persona son admisibles.

7-No invisibilices el sistema sexo/genero ni la división sexual del trabajo ni tampoco lo uses como excusa para excluirnos.

La cuestión es que el patriarcado se apoya en dinámicas que no debemos invisibilizar, por ello hay que tratar la explotación sexual y reproductiva como un problema de mujeres y hay que reivindicar los coños. Siempre saldrá alguien diciéndote que relacionar coño con mujer es transfobo, pero no lo es, lo transfobo es instrumentalizar esa experiencia (normativa) femenina para excluir a las mujeres trans del feminismo y de la categoría de mujer o para decir que los hombres trans son mujeres.


Lamentablemente las vertientes más liberales del discurso trans inclusivo tratan de invisibilizar el sistema patriarcal con expresiones como cuerpo gestante o persona menstruante como si el sistema de géneros ya no existiera. No caigáis en esa trampa, la despolitización no es inclusividad y no nos beneficia a ninguna de nosotras.

Una placa conmemorativa que dice: En esta glorieta murió asesinada el 6 de octubre de 1991 la transexual Sonia a manos del fascismo. Nosotros no olvidamos.
Coordinadora de Frentes de Liberacion Homosexual del Estado Español COFLHEE. Barcelona 7 de marzo de 1993. Ayuntamiento de barcelona
En esta glorieta murió asesinada el 6 de octubre de 1991 la transexual Sonia a manos del fascismo.
Nosotras no olvidamos.

Además, las trans también sufrimos la división sexual del trabajo como cualquier otra mujer que no pueda ser explotada reproductivamente (la dicotomía santa/puta) y por ello esos discursos ultra liberales nos dañan al invisibilizar las dinámicas que nos matan. Aquí una explicación de porque las trans somos mujeres y de nuestro lugar dentro del sistema patriarcal de géneros.

Conclusiones:

Las mujeres trans somos sujeto político del feminismo como cualquier otra mujer y sin nosotras nunca estará completo. No somos normativas en absoluto, y eso significa únicamente que nuestras vidas son una más de las innumerables experiencias y formas de ser mujer que hay, sin ser ninguna más real ni más digna que las demás. Excluirnos a nosotras es reforzar el sistema sexo/género que nos mata a todas, pues estás excluyendo a víctimas de dicho sistema y fomentando su alienamiento.

Sé que es difícil integrarnos porque nuestra realidad está demasiado alejada de todo lo que comúnmente se cree saber, sé que es más fácil ignorarnos, odiarnos o limitarse a hacer un bienquedismo con nosotras. Pero sinceramente te lo digo, si quieres un camino fácil no lo encontrarás en el feminismo.

Ciertas imagenes empleadas en este artículo están sacadas de commons.wikimedia.org/ bajo licencia creative commons las cuales son:
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Sororidad_8M.jpg?uselang=es-formal
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Glorieta_Sonia_Rescalvo.jpg?uselang=es-formal



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: