Inclusividad Trans, Conceptos Básicos

La inclusividad trans es una eterna asignatura del feminismo que muchas veces no sabe cómo hacerse bien. En este articulo trataremos de subsanar esa carencia y hablar del de la inclusividad trans en un nivel muy básico.

Eenl artículo se centrará en las mujeres transgénero, debido a que somos las que debemos ser incluidas en el feminismo y a menudo las más invisibles. Además, no olvidemos que el feminismo es por y para las mujeres, y eso incluye a las trans.

¿Qué es la inclusividad Trans?

Es sencillamenta la idea radical de que una mujer trans también es una mujer debido al género como superestructura de la división sexual del trabajo, perfectamente legítima y por lo tanto, sujeto político del feminismo.

Léxico Básico Transgénero

Como pasa en todos los discursos, el transgénero también tiene su propio léxico, imprescindible para entenderlo.

  • Sistema de sexo/género: sistema de poder y dominación destinado a la consolidación de la división sexual del trabajo y el trabajo reproductivo. Dicho sistema cuenta con medios sociales para castigar disidencias tales como la homosexualidad o la bisexualidad, la esterilidad femenina o la existencia de personas transgénero.
  • Cis/cisgénero: mujer u hombre cuya socialización e identidad de género, y consiguientemente, su categoría política dentro del sistema patriarcal de géneros -hombre o mujer- , coinciden con el género que le fue asignado coercitivamente al nacer debido a sus genitales.
  • Cisexismo: Ideología que postula que la única identidad de género válida es la de un hombre o una mujer cisgénero, reduciendo al resto de identidades de las personas a ilégitimas y/o simples imitaciones o derivados de la identidad de una persona cis. A muy grandes rasgos, se podría decir que es una actitud de desprecio pasivo hacia las personas trans.
  • Derecho cisexual a que su identidad sea respetada: el derecho social que tiene reconocido una persona cisgénero a que nadie cuestione o ponga en duda su identidad género. La posesión de este derecho sitúa a la persona cisgénero en una relación de poder ventajosa frente a una persona transgénero que puede extenderse (y a menudo lo hace) a que una persona cisgénero se sienta justificada a cuestionar el género de una persona transgenero. Hay que dejar claro que este es un derecho pero no un privilegio pues una persona cisgénero no obtiene ningún beneficio de la opresión que sufre una persona trans, y la negación de la identidad no deja de ser una violación de los derechos humanos.
  • Cistema: parte de la superestructura que mantiene y perpetua la relación de poder desigual que sufren las personas transgénero frente a las personas cisgénero.
  • Trans/Transgénero: persona cuya identidad al autoposicionarse en el sistema de géneros no se corresponde con la que le fue asignada coercitivamente al nacer basándose en sus genitales.
  • Transexual: se trata de una categoría biomédica y patologizante creada por la profesión médica para hablar de las personas transgénero que se someten a cirugía de reasignación genital. Este termino está siendo reivindicado desde sectores reaccionarios para imponer políticas de respetabilidad y dividir a las personas transgénero.
  • Mujer trans: persona transgénero que le fue asignado el género masculino al nacer pero que socializó como mujer e interiorizó las dinámicas de poder del género femenino, lo cual le lleva a categorizarse en el sistema de géneros como perteneciente al género oprimido, las mujeres.
  • Intersexual: se trata de lo que habitualmente (y peyorativamente) se denomina “hermafroditismo” en la cultura popular. Engloba un sinfín de condiciones anatómicas muchas de las cuales son evidentes a simple vista, aunque no siempre sea el caso. De hecho existen muchos casos de personas intersexuales que no tienen conocimiento de serlo, incluso teniendo hijos, sin saber que son hombres cisgénero con cariotipo XX y mujeres cisgénero con cariotipo XY. Hay que tener en cuenta que se trata de una condición interseccional, por lo que se ser intersexual no es óbice de ser cisgénero o transgénero.
  • Transfobia: es el miedo, odio o rechazo hacia las personas trans que puede conducir al desprecio, malgenerizacion o agresiones hacia las personas trans, de hecho la transfobia adopta muchísimas formas distintas.
  • Transmisoginia: una forma especifica de transfobia que recibe una mujer transgénero potenciada al entrar en sinergia con el machismo de la sociedad.

Prejuicios habituales sobre las personas transgénero:

A continuación, expondremos una serie de prejuicios respecto a la condición trans para desmontarlas.

Resultado de imagen de inclusividad trans

Una mujer transgénero es un travestido:

Falso. Este prejuicio es muy dañino, originado en el cisexismo imperante. Un travesti es un hombre que obtiene algún placer o bienestar al vestirse con ropas socialmente asignadas al género femenino. E cambio, una mujer transgénero es una mujer que erróneamente se le asignó el genero masculino al nacer. La diferencia es notoria.

Una mujer transgénero no es 100% mujer:

Es otro prejuicio cisexista que deslegitima nuestras identidades. Una mujer trans desarrolla la mayor parte de su identidad en las primeras etapas de su socialización, como cualquier otra persona.

Hombre que se siente mujer o mujer que se siente hombre:

Este prejuicio es terriblemente habitual y nace de la presunción de que los cuerpos están definidos según las identidades cisgénero. No nos sentimos nada, los somos del mismo modo que lo es una persona cis.
Y lo somos por la misma razón por la que lo es cualquier otra persona, porque en el sistema de sexo/género cada sujeto tiene una identidad que depende de su posicionamiento como perteneciente a un grupo.

A una mujer trans solo le pueden gustar lo hombres, de hecho es un gay extremo:

Es una presunción causada por el heterocentrismo imperante en la sociedad, de hecho las mujeres trans (y los hombres trans) podemos tener cualquier orientación sexual. Podemos ser lesbianas, heteros o bisexuales al igual que una persona cis.
Una cosa es quien nos atraiga sexualmente y otra muy distinta es nuestra identidad.

Las mujeres trans son ultra femeninas:

Nuestra expresión de género es tan variada como la de cualquier mujer cisexual. Una mujer trans puede llevar tanto un rol socialmente visto como “de machorra” como uno socialmente considerado femenino. Sin embargo la presión para que sea extremadamente femenina es muchísimo mayor, ejercida mediante la invalidación de su identidad si la mujer trans no se acerca al estándar de feminidad.

Una mujer trans es una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre:

Lo que verdaderamente nos atrapa es la sociedad cisexista y transfoba en la que vivimos como terreno hostil. Dejémoslo claro, el cuerpo de una mujer transgénero es cuerpo de mujer , puesto que es un cuerpo que pertenece a una mujer, si ciertas características se clasifican como “hombre” es debido al cisexismo.
Por ello, una mujer con pene tiene un pene de mujer, su genética XY es una genética de mujer, y si tiene barba es una barba de mujer… todo en su cuerpo es de mujer puesto que pertenece a una mujer. No olvidemos que el género no es biológico.
Esto es extrapolable a los hombres trans, sus pechos y sus vaginas son de hombre.

Una mujer trans debe operarse y ponerse coño para ser una mujer completa:

Este prejuicio reduce una mujer a una vagina ¿Se os ocurre algo mas machista que eso? A mí no.

Para que quede claro, hay mujeres trans que deciden operarse y las hay que deciden no operarse. Ambas opciones son exactamente igual de válidas y decidan lo que decidan ambas son igual de mujeres que una mujer cis.

Conclusiones:

Las mujeres tran son mujeres y en consecuencia deben ser tratadas como tal, defendidas del patriarcado asesino e incluidas en el discurso feminista. Aún a día de hoy muchas mujeres trans son víctimas de violencia de género sin constar en los informes sobre este tipo de violencia; y también somos relegadas en muchísimos casos a la prostitución o a trabajos de espectáculo por el gran estigma social que sufrimos aún a día de hoy derivado de un sistema cisnormativo y tránsfobo.
El único feminismo válido, es aquel que luche por todas y cada una de las mujeres.

Bibliografía:

Blog de Akntiendz

-El género desordenado. Críticas en torno a la patologización de la transexualidad. Miquel Missé ISBN: 978-84-92813-20-9

-La chica del látigo. Julia Serrano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: