La polémica de Locas del Coño y el parto libre

La semana pasada, en el medio feminista Locas del Coño se publicó un artículo sobre el freebirthing, es decir, el llamado “parto libre”; escrito por una comadrona que se dedica a llevar a cabo este tipo de procedimientos médicos. Fue un artículo no exento de polémica que conllevó el rechazo de círculos escépticos tanto dentro como fuera del movimiento feminista. Y en contra del cual he de posicionarme como feminista y sanitaria, dado el conflicto de interés de la autora y la falta de rigor científico por parte de las moderadoras del sitio web a la hora de filtrar el artículo.

No dudo de la buena intención de Locas del Coño a publicar este artículo, basándonos en su política de “dar voz a todas las experiencias” y su perspectiva holística sobre el parto, la crianza y el androcentrismo en la Medicina. Pero cuando hablamos de Salud Pública se debe evitar cualquier contenido que dé pie a la confusión del paciente o del consumidor. Quizás es algo que si no eres sanitario o no estás familiarizado con la legislación en materia de salud pública, no tengas presente en el día a día, pero si la información en el envase y el prospecto de medicamentos o incluso las alegaciones sobre propiedades nutritivas y saludables de los alimentos, deben estar basadas en la evidencia científica (y regulados por la ley), cualquier información sobre prácticas médicas en las que se incluye la obstetricia también, en cumplimiento del derecho a la información del paciente especificado en la Ley General de Salud Pública. Quizás esta normativa no pueda aplicarse al contexto de un sitio web, pero sus consideraciones no deberían obviarse cuando hablamos un artículo sobre la salud de las mujeres en una web feminista.

tumblr_p019ykgIDI1qhpsl4o1_1280

El artículo en cuestión define el free birthing como “parir sola, sin asistencia de un profesional de forma intencionada”, romantizando esta práctica como un acto de libertad y sin mencionar ninguno de los riesgos específicos de la misma; ni hablar de sus contraindicaciones. Justifica el free birthing en su artículo con un par de ejemplos flagrantes de violencia obstétrica, una de las formas más crueles y brutales en las que se manifiesta la violencia de género. Finalmente en la conclusión deja caer que ella podría ser tu comadrona y enlaza a su sitio web. Disculpen que esto me huela a chamusquina.

Definitivamente, considero que Locas del Coño ha metido la pata. Me sabe mal tener que escribir esto, ya que siempre resulta duro señalar errores de compañeras de lucha. Pero esta vez se trata de un asunto de salud obstétrica y consiguientemente, una prioridad en la agenda feminista. Mi intención en este artículo no es echar mierda sobre otro colectivo, sino hacer una crítica fundamentada en la evidencia científica y en base a mi formación universitaria como sanitaria. Me mantendré totalmente al margen de la gestión de la polémica en redes sociales, más allá del hilo que publicó Locas del Coño dando explicaciones, ya que no lo vi en primera persona y no es algo que me competa. Quiero compartir mi opinión y que esta sea representativa de mi colectivo sin meterme en salseos que erosionarían las relaciones entre redes feministas sean de la corriente que sean, y consiguientemente el debate sobre nuestra lucha. Desgranaré ciertos aspectos relacionados con la lacra de la violencia obstétrica y los gazapos que he encontrado tras leer detenidamente el artículo en cuestión y en base a ello, expondré mis conclusiones al respecto.

Una práctica no exenta de riesgos

El mayor error que ha cometido la autora del artículo ha sido no mencionar en ningún momento los riesgos derivados del free birthing y del parto en casa, señalando solo la parte bonita y romantizándola. Eso es dar una información parcial y poco objetiva que puede poner en riesgo a muchas mujeres. Y aquí es cuando viene San Pubmed a echar luz sobre este asunto. Estas son algunas de las fuentes que he podido encontrar:

  • Un estudio publicado en The New England journal of medicine que comparaba el free birthing con los partos hospitalarios en la población de Oregón durante los años 2012 y 2013, concluía que las muertes perinatales fueron más del doble en el free birthing. También hubo más riesgo de convulsiones en el neonato. Por otra parte tuvieron menos ingresos en la UCI neonatal y menos cesáreas y procedimientos obstétricos, como es lógico.

birth.png

  • Este artículo publicado en The Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine habla de los factores de riesgo de la encefalopatía hipóxico-isquémica en neonatos, entree los que destaca el desprendimiento de placenta, la distocia de hombros, el prolapso de cordón umbilical, la rotura uterina y la hemorragia de vasa previa. Todos estos eventos son impredecibles y sin una atención inmediata pueden causar
    hemorragias masivas y la muerte del bebé o incluso de la madre, algunos en cuestión de minutos.
  • Este artículo de la British Medical Journal, que compara los partos atendidos por matronas privadas y aquellos atendidos por el sistema nacional de salud en Reino Unido señala que hay el doble de mortalidad perinatal en los primeros.

Estas son evidencias demasiado fuertes para no mencionarlas en un artículo de estas características. Y mucho menos para comparar el parir con el comer, ya que en condiciones “naturales”, sin intervención médica, lo normal era embarazarse 15 veces y
que se murieran la mayoría de los niños y un gran porcentaje de las madres durante los partos. Hoy en día, con muchos menos embarazos, muchos países europeos han alcanzado el 99% de supervivencia y eso no se logra sin tener cerca personal sanitario, un quirófano y una UCI neonatal. Hasta donde yo sé, el porcentaje de personas que morían históricamente de una mala digestión nunca fue tan alto.

¿Pero cuáles son entonces las motivaciones de las mujeres para optar por este tipo de alternativas?

La siguiente revisión científica es bastante esclarecedora y destaca estos cinco factores:

  • Querer resistir al sistema médico confiando en la mera intuición.
  • Considerar el hospital un lugar peligroso.
  • Considerar que la única posibilidad autónoma es el parto en casa.
  • Asociar el parto con una experiencia religiosa o íntima.
  • La voluntad de tomar control y responsabilidad.
freebirthing.png
Motivaciones de las mujeres para parir sin asistencia o para tener partos en de alto riesgo en casa: una exploración de la literatura en “dar a luz al margen del sistema”.

Son justo a las sensibilidades que apela la autora en su entrada desde, a mi juicio, la demagogia. Sensibilidades no recogidas solamente en este artículo, ya que también he encontrado datos similares en la misma revista que podéis consultar aquí.

¿Significa esto que la violencia obstétrica no exista?

Al contrario. Considero que el auge de las terapias alternativas se debe a la saturación del sistema sanitario y al ninguneo del aspecto psicosocial de la salud y la enfermedad. La gente busca respuestas donde el sistema sanitario no se las da, pero muchas veces nos encontramos con que esto ha generado todo un negocio. Y este tipo de partos como salida a la violencia obstétrica es perfectamente asimilable a la homeopatía como respuesta al trato casi mecanizado que requiere un sistema de salud sobresaturado. Pero en este caso se trata de una cuestión feminista que debemos tratar con especial cuidado.

homeopatia.png

Lamentablemente, aunque como nulípara no haya vivido de primera mano la violencia obstétrica, una persona muy cercana a mí ha sido víctima del trato vejatorio, de la sobremedicalización, de las episiotomías mal hechas y de la deshumanización en la que se convirtió el alumbramiento de su hijo. Sensibilidad al respecto no me falta. Y bibiliografía tampoco, pero preferiría incluirla en otro post para no irme por las ramas. Por eso me parece hasta ruin dar una explicación tan somera de este problema estructural y dejando caer como solución los servicios que ofreces.

La solución ha de ser radical, revolucionando desde dentro el sistema médico mediante una lucha contra el androcentrismo en la Ciencia y la Medicina, promocionando la cualificación y la formación en aspectos de género de los profesionales de la Salud Pública y exigiendo responsabilidades legales a estos facultativos que abusan de su posición de poder sobre las pacientes. No proponiendo medidas parche sin validez científica a expensas de la seguridad de las parturientas.

WhatsApp Image 2018-04-13 at 19.49.59.jpeg

Conclusión

Viendo el problema estructural que hay con la violencia obstétrica, no me parece sensato que se dé voz a artículos tan parciales como este. A este mercado de partos en casa recurren mujeres a la desesperada por miedo a recibir un trato vejatorio en hospitales. Sin embargo, pese a la realidad estructural de la violencia obstétrica, los hospitales siguen siendo más seguros. No lo digo yo, los metaanálisis lo demuestran. Hay que luchar contra el problema de base, no difundir métodos de dudosa seguridad que pueden resultar para las mujeres más que una liberación, un patíbulo.

Con toda la buena intención y por dar voz a todas las opiniones, se pone en peligro a las mujeres al pintar como inocuas pseudociencias desacreditadas, cuyos practicantes se lucran de esta necesidad creada por el problema estructural. En ciencia, no todas las opiniones son válidas y cuando de salud pública se trata, la información difundida no debe inducir jamás a error a pacientes sin formación sanitaria. Y para eso lo central y el punto clave de esta crítica es que especificar los riesgos asociados a determinada terapia o procedimiento, así como la Medicina basada en la evidencia son cuestiones básicas de deontología, que la autora del artículo ha pasado por alto para defender técnicas obsoletas.

Esta vez y de manera excepcional, firmaré el artículo con mi nombre en esta red. Sé que si mis palabras se pasan de duras se usarán o incluso tergiversarán en contra de compañeras mías, que diferencias ideológicas aparte, se merecen más una crítica constructiva. Y debo hacerme responsable de ello.

Bambú. Veterinaria especialista en Seguridad Alimentaria y Salud Pública y administradora del blog de Rebelión Feminista

9 comentarios sobre “La polémica de Locas del Coño y el parto libre

Agrega el tuyo

  1. El parto en casa tiene sus indicaciones, como el parto en el hospital. La Organización Mundial de la Salud ya lo reconoció en 1996.
    The World Health Organization (WHO) released a statement in 1996 indicating women can choose to deliver at home if they have low-risk pregnancies, receive the appropriate level of care, and formulate contingency plans for transfer to a properly-staffed/equipped delivery unit if problems arise,
    http://www.who.int/maternal_child_adolescent/documents/who_frh_msm_9624/en/

    Parto seguro en casa. Cubierto por el sistema sanitario público en Australia, Canadá, Dinamarca, Holanda, Islandia, Nueva Zelanda y el Reino Unido. Contra el relato sin ciencia de seguridad y riesgos que lleva a la negación de la cobertura pública del parto en casa en España,
    Panorámica internacional en relación a las recomendaciones, práctica clínica y legislación del parto en casa
    http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1988-348X2017000100005

    Home birth is well integrated into the health care system in British Columbia (Canada), Iceland, the Netherlands, New Zealand, Ontario (Canada), UK, and Washington State (USA). Less well integrated in Australia, Japan, Norway, and Sweden.
    Partos a domicilio: bien integrados en el sistema sanitario en Bristish Columbia y Ontario (Canadá), Islandia, Holanda, Nueva Zelanda, Reino Unido y Washington (EEUU). Menos integrados en Australia, Jsapón, Noruega y Suecia.
    https://onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1111/birt.12339

    El parto en casa, o en paritorios con matronas, conlleva “menos intervenciones INNECESARIAS” (que pueden incrementar incluso la mortalidad materna, como las cesáresas innecesarias). La violencia obstétrica tiene un alto precio https://www.actasanitaria.com/parto-seguro-parto-en-casa-ciencia-contra-creencias/

    2018. High quality studies found no statistically significant difference in infant mortality by setting.
    Women have higher odds of normal vaginal birth at home or in birth centres
    https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0266613818300974

    La ciencia va contra las creencias. La ciencia demuestra que el parto de bajo riesgo, sobre todo el segundo y siguientes, es más seguro en casa. La atención por la matrona es más segura. https://www.actasanitaria.com/el-parto-mortalidad-materna-y-encarnizamiento-medico/

    Me gusta

    1. ¿Qué parte no entiende que este artículo crítica el parto SIN ASISTENCIA?
      Somos conscientes de las intervenciones innecesarias, y las mencionamos explícitamente en el artículo cuando hablamos de violencia obstétrica.
      Le recomendaría que antes de vomitar estudios que ya me he leído se molestara en leerse el artículo sin que le ciegue el sesgo cognitivo.
      Por cierto, cuando hablamos de personas que hacen mercado de las deficiencias del sistema sanitario vendiendo pseudociencias nos referimos a gente como usted, cuyos conflictos de interés son bien conocidos en el ámbito escéptico
      Con Dios.

      Me gusta

      1. Lamentablemente su crítica del parto sin asistencia se sustenta en bibliografía sobre el parto en domicilio de bajo riesgo con asistencia por matronas, que resulta desacreditado al equipararlo a “free birthing”.
        En fin. Un saludo @JuanGrvas
        PS. Sobra el comentario sobre el “ámbito escéptico”.

        Me gusta

      2. Cómo se nota que el señor Gervás no va a parir en la vida. Qué cosas, yo tampoco, pero jamás se me ocurriría fomentar una práctica peligrosa que únicamente pueden permitirse privilegiadas que encima se creen con derecho a mirar por encima del hombro. Sería como fomentar el operarte en casa por los riesgos a una nosocomial

        Le gusta a 1 persona

  2. Es que se están mezclando conceptos. No es lo mismo free-birth que home-birth (que implica asistencia profesional durante todo el proceso y la evaluación de salud de la mujer). Es decir, el estudio que habla sobre riesgos lo dice sobre el significado de free-birth y el estudio que habla de home-birth dice claramente: en mujeres sin un seguimiento profesional, o en mujeres que no son sanas ocurre esto […] Como personal sanitario se debe conocer que la evidencia dice que el free-birth mal y el home-birth en el supuesto de que todo se haya hecho correctamente (atención sanitaria y que haya salud) no existe mayor o menor riesgo, da igual. No lo digo yo, lo dice cochrane. Mi opinión personal es que la gente malinterpreta los estudios o mezcla conceptos por no haber un fundamento semiótico. Haría falta que todos estudiásemos un poco sobre análisis critico del discurso de la lingüística y sobre psicología social, antropología y sociología. En la sociedad española desconozco si existen los recursos para programar, de la manera en la que se evaluaron los estudios, un parto en casa. Pero si así fuese, y eres personal sanitario, deberías explicar lo malo del free-birth, por el significado que acarrea en la sociedad (es casi mágico!), lo inconcluso del home-birth, y lo bueno y malo de parir en un hospital. Se trata de educar para dar criterio. Obviamente no recomendar en aquellos casos que no cumplen con las características (que pueden ser la mayoría por la desinformación que hay sobre el tema, pero eso no lo sé), pero tampoco limitarse a responder que NO! No, no es una opción, porque mucha gente también se quedara fuera cuando era plausible la conjunción de su postura, su salud y los criterios económicos tanto públicos como personales. Si, implica muchas cosas, pero para aquellos que no supone un riesgo de verdad, porque las cosas se han hecho bien, es injusto que se demonice. Mi opinión personal es que no estoy a favor del home-birth, al memos en españa, sobretodo por la desinformación, pero si en consulta alguien me pregunta le mandaré deberes para casa, porque mi opinión personal no puede refutar en el rol de sanitario a la evidencia científica. En el rol personal, es cosa mía… (Y si es un conflicto de interés propio, porque no estoy de acuerdo, pero están consultando a un sanitario, no al amigo de vecino)

    Me gusta

    1. Bueno, le digo lo mismo a que al señor Gervas, el artículo que se critica hace apología del parto sin asistencia. Me alegra compartir su opinión sobre este tema pero aunque de mencione también el parto en casa, el artículo va de lo que va y el punto esta bien remarcado en negrita

      Me gusta

      1. Ay… No me metas en el mismo saco que ese señor, por favor. Estoy de acuerdo en que el parto sin asistencia sanitaria profesional NO es recomendable bajo ningún punto de vista actual. Estoy de acuerdo en que doxa, no es episteme, ni mucho menos logos.

        Le gusta a 1 persona

Responder a Bambú Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: